Algo que demandaban constantemente los residentes del Centro Residencial Jesús de Nazaret, y venían esperando desde el año pasado, antes de la pandemia COVID-19, era el volver a tener las misas en su casa.

Con las medidas de seguridad pertinentes, y aunque sólo asistieron un número reducido de residentes, el patio de la residencia se convirtió en capilla para la celebración al aire libre.

El sacerdote David Abad Cabello fue el encargado de oficiar esta eucaristía que ofreció a las personas mayores, y éstas lo agradecieron, ansiando la próxima ocasión de recibir la próxima.