Los tiempos están cambiando, y las generaciones clásicas que residen en el Centro Residencial de Mayores Jesús de Nazaret van incorporando nuevas tradiciones como la de la fiesta de Haloween.

Así que, acompañados de música de películas de miedo y con regalos dulces, fueron pasando por el rincón de celebración de esta fiesta para vivirla de forma conjunta. Aprovechando la ocasión, se hizo un taller de decoración de fruta con motivos  fantasmales y de calabazas ‘jack o’lantern’ típicas de esta fiesta.

Así se unen nuevas tradiciones y diversión con viejas recomendaciones de ingesta de fruta de forma saludable.