Antecedentes Históricos

La Asociación Obras Cristianas de Gibraleón remonta sus orígenes al año 1977. Surge en el seno parroquial de la localidad onubense de Gibraleón, en los encuentros espirituales, durante reflexiones compartidas y tertulias, cuando una serie de personas sensibilizadas con las problemáticas sociales de su entorno más próximo, exponen sus inquietudes y sus ánimos de contribuir a suavizar las mismas.

Colocando la primera piedra del CRM Jesús de Nazaret

Fue entonces cuando deciden organizarse formalmente para abordar las necesidades más perentorias de su municipio. El compromiso de estas personas, por cambiar una realidad social en riesgo de exclusión, se consolida y toma forma con la agrupación y posterior constitución de la Asociación Obras Cristianas de Gibraleón.

Atendiendo a esta premisa, y ante el atento objetivo de ir más allá de una serie de intervenciones puntuales, en 1977 queda constituida la Asociación Obras Cristianas de Gibraleón como entidad sin ánimo de lucro, de carácter religioso y humanitario y con personalidad jurídica propia.

El estímulo principal que condujo a este asociacionismo fueron las condiciones de carencia y privación que sufrían las personas de avanzada edad en el pueblo. Estos convecinos contemplaban como un número importante de personas mayores sobrevivían en unas difíciles  circunstancias personales, en cuyas realidades primaban la escasez de ingresos económicos, frágil y delicado estado de salud, vivienda en malas condiciones de habitabilidad o sin vivienda, soledad, desamparo familiar, ausencia de redes sociales,…

Día de la colocación de la primera piedra del CRM Jesús de Nazaret

Este compendio de déficits en un sector de la población tan concreto impulsó  que la Asociación Obras Cristianas de Gibraleón se centrase en ofrecer una solución a esta problemática social, uniéndose todos sus esfuerzos en construir un hogar para ancianos, en el que se pudiera dar una cobertura a sus necesidades.

Su incipiente andadura no permitía a esta asociación disponer de finanzas suficientes como para cubrir los gastos derivados de la construcción de un centro de esta tipología. A pesar de ello, y siendo un incentivo más que una limitación el aspecto económico, se dedicaron los miembros de esta entidad a focalizar diversas fuentes de ingresos que le posibilitasen el logro de sus sueños (donaciones, chatarra,  …).

Inauguración del CRM Jesús de Nazartet, 12 de MArzo de 1977

VIDEO DEL C.R.M. JESÚS DE NAZARET, AÑO 1979

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies